Carlos Pesudo / ¿Quién pagará el pato?
480
post-template-default,single,single-post,postid-480,single-format-gallery,bridge-core-1.0.5,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive,dojo-hide-title

Carlos Pesudo / ¿Quién pagará el pato?

¿Quién pagará el pato? / Carlos Pesudo

Del 14 de marzo al 27 de abril de 2019

La exposición ‘¿Quién pagará el pato?’ plantea una reflexión en torno a la hegemonía de la imagen y sobre cómo esta ha resultado consumida y asimilada en el espectro social. Se trata de una obra que cuestiona, desde la pintura, la representación en sí misma, desde el signo icónico hasta el propio soporte.

La relación entre las piezas se construye a partir de la utilización de un objeto como símbolo principal, un pato de goma, el elemento que marca el compás de la exposición, y que plantea un reto formal sobre la elasticidad en la representación de un mismo elemento. Se trata de un objeto que banaliza la cuestión del arte así como adquiere una mirada irónica hacia la sociedad de consumo.

Este pato aparece “retratado” de distintas maneras en la muestra y se complementa con otras figuras recurrentes en la historia del arte, ensalzadas desde la idealización y la monumentalidad en la representación. De algún modo el pato ridiculiza la cuestión del arte como objeto de ensalzamiento y como fetiche estético de alto valor económico. Este elemento plantea la metáfora de la vacuidad: un elemento industrial de plástico ligero que está hueco en su interior. El pato, como icono que pertenece al imaginario colectivo, habla indirectamente de la sociedad de consumo, la maleabilidad del público y la consecuente manipulación de unas personas sobre otras.

La intención del artista con la reiteración de esta figura es construir un símbolo, se trata de un pedazo de plástico con la apariencia inocente de un pato sonriente. Y precisamente es esa apariencia y esa estética lo que se consume del mismo, un icono idolatrado de tal manera en la producción y el consumo, que provoca una mirada hacia el mundo de pasividad y contribuye a la falta de una actitud crítica sobre nuestras acciones.

El pato de goma es para Carlos Pesudo el perfecto símbolo de nuestra sociedad, además tiene el formato de un juguete, lo que se da a los niños para el deleite y la evasión. En definitiva la exposición plantea un cuestionamiento sobre el papel de la imagen como medio desleal de información y desarrollo de ficción. En términos de ilusión, la imagen tiene la cualidad del engaño, es el medio para la articulación de la representación y la ficción.

El problema que se presenta de un modo general en la sociedad contemporánea en relación a la imagen, ya sea en publicidad, medios de comunicación o la imagen producida en redes sociales, es que esta ficción sea consumida y objetivada como realidad y como verdad.


Catálogo


Dossier exposición


Texto Carlos Pesudo