Enoc – Jesus Zurita

Enoc / Jesus Zurita

Esta nota es un intento de explicación comprimida y levemente tumefacta. Puedo asegurar que en la galería Herrero de Tejada encontraremos cuadros, paisajes y al menos un espectador, si se decide usted a visitarla.

De los tres elementos anteriores destacaré como vértice principal el paisaje. He de decir que para mí es mucho más que un tema recurrente o un complemento circunstancial de lugar.

No es la naturaleza ni por extensión aquello que no somos. Para mí, el paisaje ha acabado de hecho siendo un asunto humano comprendido entre nuestra propia carne y las huellas de nuestros derroteros.

Con cada paisaje intento encriptar lo que somos, sometidos por vientos que portan nuestro pulso y pulsión.

Toda vegetación es carne y toda roca es músculo y tumor. Los cielos son un espejo mal azogado y el horizonte es, sencillamente, lo inevitable.

Me interesa un paisaje en el que es imposible permanecer, en el que solo podemos ser.

Enoc es un nombre bíblico. Un nombre para dos personas que en el Génesis aparecen así vinculadas: uno es el primogénito de Caín, el cual erigirá en la tierra de Nod una ciudad en honor de su hijo.

El otro es uno de los patriarcas antediluvianos cuyo legado fueron su descendencia y su desaparición por asociación con Dios.

Pero, como ocurre con todos los personajes bíblicos, el nombre trasciende al personaje.

Enoc es receptor de la primera herencia. Es la transmisión del estigma de Adán y de la abyección de Caín a la humanidad. Está en el manantial de nuestras infecciones.

Enoc es la primera ciudad, una asociación de refugios para los desheredados y maldecidos.

Enoc es el primer abandono de un progenitor a su descendencia por asuntos que no nos incumben. Es el primero que hizo el mejor trato posible. Es el vacío desde el que parte el resto de su genealogía.

Enoc, en definitiva, es el pie derecho y el pie izquierdo en el primer paso de lo humano sobre los lodos de la vida. Su legado se cronifica en nuestra posteridad.

“En esta exposición, Enoc es el nombre de un viento”.

 

Kusozu I

Acrílico sobre papel.
35x25cm.
2019.

1.300 € + IVA

Kusozu  II

Acrílico sobre papel.
35x25cm.
2019.

1.300 € + IVA

Kusozu III

Acrílico sobre papel.
35x25cm.
2019.

1.300 € + IVA

El desollado

Acrílico sobre lienzo
200X300 cm.
2019.

12.500 € + IVA

El arbol del ademan

Acrílico sobre lienzo
90x67cm.
2019.

3.400 € + IVA

Alli será aqui

Acrílico sobre lienzo.
200X300cm.
2019.

12.500 € + IVA

Nido

Acrílico sobre papel.
35X25 cm.
2019.

1.300 € + IVA

Aqui será alli

Acrílico sobre lienzo.
200x300cm.
2019.

12.500 € +IVA