Jesús Zurita / Arranca el principio
19
post-template-default,single,single-post,postid-19,single-format-gallery,bridge-core-1.0.5,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive,dojo-hide-title

Jesús Zurita / Arranca el principio

Arranca el principio / Jesús Zurita

Del 11 de febrero al 25 de marzo de 2017

‘Arranca el principio’ es un proyecto específico para la galería, comisariado por el crítico Óscar Alonso Molina, quien en 2013 ya presentó en el Museo ABC (Madrid) una amplia exposición del artista centrada en el fundamento dibujístico de toda su producción.

Desde entonces, la importancia de esta disciplina ha ido cobrando mayor protagonismo e independencia en la producción del artista, también mayor soltura y versatilidad, hasta el punto de que hoy sus imágenes oscilan ambiguamente, aunque sin pudor, entre la naturaleza pictórica y la propia del dibujo, independientemente de los soportes que emplee el artista para materializarlas: papel, lienzo o incluso en los murales que despliega por las paredes de la sala expositiva, como suele ser habitual en sus proyectos.

La exposición reúne sus últimos e inéditos trabajos, y en ella su proliferante mundo de formas se expande una vez más por la arquitectura que los acoge, de tal manera que más que como un marco o ambiente, hay que entenderla ya como diálogo o si se quiere, incluso como auténtica continuidad y parte misma de la obra.

El sentido de las cosas huecas. 2016. Tinta sobre lienzo. 195x130cm

El proyecto toma como punto de partida una profunda reflexión sobre la figura de la rocalla, esas formas inspiradas en el arte chino y tan profusamente empleadas en el mobiliario, la decoración y la arquitectura del siglo XVIII. Junto a ella, otra fórmula estructural emparentada, aunque de tradición mucho más antigua, como es el grutesco, es el segundo foco de inspiración para las piezas que componen este proyecto.

La mezcolanza indisociable entre los órdenes, que en el seno de ambos, tanto de la rocalla como del grutesco, da lugar a formas caprichosas y fantásticas, se actualiza en la poética de Zurita, quien, por su parte, a menudo ha empleado la amalgama de lo vivo y lo muerto, o de la indiferencia entre lo mineral, lo vegetal y lo animal.

El nuevo ciclo de pinturas y murales derivado de estos tanteos en torno a lo narrativo, lo decorativo y lo ornamental, ha dado lugar a nuevas conquistas iconográficas. Nuevos motivos, como el de la vela o el pabilo que humea apagada esta, un nuevo también repertorio de personajes que nos ponen sobre aviso de la influencia del cómic en un artista sobre quien la crítica destaca siempre referentes cultos e históricos, junto a nuevas formas de tratar la materia, como las de la cera derretida, el grumo de pasta, o el chorreo, goteo, desbordamiento y coagulación de lo líquido, tienen sus más destacadas novedades en el ya extenso y perturbador catálogo de temas, seres y ambientes que son característicos de Zurita.
Óscar Alonso Molina