To the moon and back /Carmen Figaredo

Del 11 de junio al 26 de septiembre de 2020

La Galería Herrero de Tejada tiene el placer de presentar la segunda exposición individual de Carmen Figaredo (Oviedo, 1988) en sus salas.

To the moon at back se compone de una serie de prints y collages, en los que la artista trata algunos de los temas más recurrentes en su obra.

La obra de Carmen Figaredo se inscribe en su origen en una línea crítica de la concepción de la fotografía como evidencia de lo real. Su trabajo interpela al espectador cuestionando el valor absoluto de las imagenes y como estas influyen en la percepción de la sociedad sobre los roles de genero o las relaciones sociales, por ejemplo

En To the moon at back Carmen Figaredo articula una serie de desmontajes críticos que, basándose en el imaginario popular creado a partir de la conquista de la luna, ponen sobre la mesa cuestiones como el papel al que ha sido relegada la mujer, el simbolismo vinculado a lo femenino, la construcción de la imagen del héroe, la violencia implícita en gestos naturalizados o el impacto de la pos-verdad en la sociedad contemporánea

 

Y que mejor forma para abordar la deconstrucción, que la práctica del collage.

 

Siguiendo la línea estética y procesual de su última individual en la galería, What are you looking at?, la artista trabaja con decenas de revistas de moda antiguas, que examina obsesivamente, en busca de aquellas imágenes que pueden vibrar juntas y lanzar un mensaje contundente.

En este caso, ha centrado su atención en magazines de los años 60, década en la que el Programa Apolo desarrollado por Estados Unidos en el marco de la carrera espacial con la Unión Soviética, ocupaba una sección importante de los contenidos de los principales medios de comunicación.

 

 

A partir de ahí, Carmen Figaredo pone la mirada en las mujeres ocultas por el fenómeno mediático de la conquista lunar y eclipsadas por sus épicos compañeros que son los únicos que serán recordados en la historia venidera.

El resultado es una obra que, tras una primera mirada de corte estético, nos conduce con sigilo hacia otras capas más profundas y movilizadoras que nos obligan a detenernos y volver a mirar, en la oscuridad.